American Patriotic 10

       


Daniel Enrique Castellanos

September 14, 1942 ~ April 24, 2018 (age 75)
Obituary Image

Daniel Enrique Castellanos nació el 14 de septiembre 1942 en Bogotá, Colombia.  Estudio como joven en el Seminario San Vincent d’ Paulo.  Pero, no fue sacerdote.  Criándose, sus hermanos fueron un equipo fuerte.  Recuerdan que Danny estuvo siempre al lado de Mamá.  Se hizo hombre, humilde pero fuerte.  

Después de poco tiempo en la Armada de la Republica de Colombia, se casó con su primera esposa, Elizabeth. Ella lo recuerda con cariño como un compañero fiel, que trabajó duro en todo lo que hizo, siempre dispuesto a ayudar a cualquier persona teniendo necesitada. Danny presto servicio en el Departamento Administrativo de Seguridad (posteriormente renombrado la Dirección Nacional de Inteligencia). Además, cuidaba al presidente Carlos Lleras Restrepo.

Danny emigró a Queens, Nueva York con su padre y sus hermanos. Fue portero de noche para edificios en manhattan y llego a “el Super". Tan pronto como pudo, se trajo a su pequeña familia, su mujer, una hija y un hijo. La hija de tres añitos disfrutaba tener el mismo cumpleaños que Danny y el mismo nombre de su mamá. Como cualquier primogénita ella era orgullo y alegría. Esta reunión en los Estados Unidos fue el segundo cumpleaños de su hijo. Era el hijo favorito. Después Dios bendijo a esta familia con otra niña. Vivieron en Queens así que, Danny bromeó que era su princesa. Danny y Elizabeth trabajaron los fines de semana y de verano para pagarles escuelas parroquiales a los hijos. Eventualmente, se mudaron a Manhattan.  Se compraron un carro nuevecito. La pareja y sus dos hijos mayores tomaron el juramento de ciudadanía en Halloween del '84. Estaban orgullosos de su herencia colombiana y estaban orgullosos de ser americanos. Danny hizo tiempo para servir tanto a su nuevo país como a su comunidad local; como auxiliar de la guardia costera de los Estados Unidos y policía auxiliar de Nueva York.

Como muchos buenos neoyorquinos, él y su esposa se trasladaron a Florida en el 1986. Él logro ser el ingeniero de edificio para varios hoteles y edificios de oficinas hasta la jubilación. Él era un hombre responsable y cariñoso de la familia, un hombre de carácter, a pesar de las épocas difícil que las familias viajan. Aunque se divorciaron a finales de la década de 1990, Danny y Elizabeth han sido amigos hace tiempos.

Danny se casó con su última esposa, flor María, en diciembre de 2012. No hace mucho, pero se fueron novios yendo a misa durante más de quince años. Eran inseparables en sus años de jubilación (pues a Danny se le perdieron o roto ¡otro par de anteojos! Una vez les dijo a sus dos hijos mayores que Flor era su ángel. Cuando ya no podía conducir, ella lo conducía. Cuando ya no podía trabajar, ella trabajaba para ambos y durante un año regresaron a una vida sencilla en Colombia.

Danny nunca perdió su humildad o sentido de devoción a los demás. Incluso, después de jubilarse era un “handyman” para cualquiera que lo necesitara. Sin importarle raza, color, religión, ni pobre ni rico. No juzgó a nadie. Un líder humilde; siempre estaba atento a las necesidades de los que le rodeaban y se pasaba más allá de lo necesario para ayudar. Disfrutó mucho la hora de comer.  Pues, francamente eran tiempos de familia muy especiales para él.

Danny Siempre estaba agradecido a Dios por las bendiciones de su vida. Y él estaba muy agradecido a todos nosotros por permitirle echar sus chistes y se sabía uno de cada palabra que hablábamos.  Todos saben que con Danny no sabíamos que era tener una conversación seria y siempre nos mejoraba el día.  La suegra en Manhattan le decía Daniel el travieso.

Toda su vida, las reuniones favoritas de Danny empezaron con el fútbol, la comida o el baile. Se trasnochaban y la mayoría de la gente se había ido a casa. Pero ahí estaba Danny, rodeado de gente, ¡echando chistes de lo más sucios! A veces contra otro payaso.  A veces contando cuentos y recordando otro tiempo. Incluso, compartian un poco de sabiduría de vez en cuando.

Un devoto católico en ambos países; La sabiduría de Danny a menudo comenzó con la frase "¿Cómo le va a explicarás esto al Señor después de lo que has recibido?" No era un hombre perfecto, pero nunca afirmó serlo. ¿Quién está entre nosotros que lo es, hoy en día? Era un niño muy travieso a veces y siempre les ayudaba a cualquier padre con un bebé llorando; le encantaba entretener o enseñarles a los niños. Lo amaban. No enseño alito a todos pues.

Nos trajo regalitos. siempre fue un oído para escuchar nuestros problemas. Nos secó las lágrimas. Fue nuestra piedra. Él estuvo involucrado en todas nuestras vidas; presente para todos los momentos importantes: las bodas, los divorcios, los aniversarios, las graduaciones, las buenas y las malas, los nacimientos, las enfermedades, las muertes.

Fue precedido en la muerte por sus padres Luis (un diácono católico) y su esposa Emma, su hermano el diácono Luis II, su suegra Elvia y muchas personas especiales. Él está con su Dios y el ladrón arrepentido en el paraíso. Se reunió con todos los fieles que se fueron y se supone que les estará echando chistes malos y contando cuentos buenos. No está perdido. No sufre ningún dolor. Y de todos modos ¡no necesita sus gafas!

Danny es sobrevivido por su primera esposa Elizabeth y su última esposa Flor María - además son buenas amigas que estaban a su lado mientras él estaba en hospicio. Puede en el cielo esta sonreído al saberlo. Sus hermanos son Guillermo (Surella), Fernando (Edith), Marta (una monja católica) su cuñada Cenelia y siguen siendo un equipo fuerte. Sus hijos son Liz, Martin (Sandra), Mónica (Dennis), su hijastro Omar (Ruth). Es más Omar, su hija Alejandra y su familia entera fueron gran amigos de Danny en los últimos años de su vida y a lo largo de su enfermedad. Los nietos de Danny son Bryan, Maryssa, Luis III, Alia, Kayla, Zachary y una niñita bien traviesa que es su gran nieta Serenity. Estaba tan orgulloso de cada uno de ellos.

Danny era un gran colaborador. tan amable como era gracioso; generoso con su tiempo y su dinero. Era leal y valiente; hasta el punto de arriesgar maltratarse proteger a alguien o simplemente reunirse con un querido.

Daniel Enrique Castellanos murió el 24 de abril del 2018 en Deerfield Beach, Florida. En sus últimos días, estaba rodeado por algunas de las personas que amaba. En los últimos momentos estaban trasnochados, echando chistes, contando cuentos, recordando otros tiempos e incluso compartiendo un poco de sabiduría...

Por favor acompanenos a in refrigerio en memoria, despues del funeral para compartir historias, chistes y memorias felices.

Boca Raton Train Depot

747 S. Dixie Hwy.

Boca Raton, FL  33432

A Daniel le gustaban las fiestas familiars y con una pequena reunion, nos sentiriamos mas cerca de el.

La familia pide que no manden flores, sino donaciones para los gastos del funeral.

© 2018 Glick Family Funeral Home. All Rights Reserved. Funeral Home website by CFS